Para que tus plantas crezcan fuertes y sanas

¿Luz cálida o fría? – ¿Espectro completo? – ¿LED, CFL o HID? Esto es lo que necesitas saber sobre las luces de cultivo en interiores para sembrar semillas, jardinería en interiores o plantas de interior.

••• Inicio

A menos que tengas la suerte de tener un solarium o un invernadero en tu casa, proporcionar suficiente luz a tus plantas será probablemente imposible. Las ventanas orientadas al sur pueden proporcionar suficiente luz para una bandeja o dos de semilleros, pero si lo que quieres es cultivar hortalizas, o cualquier otra planta que le guste el sol vas a necesitar luces de cultivo.

La iluminación interior que se encuentra en la mayoría de los hogares hace poco para apoyar la fotosíntesis. Las bombillas incandescentes tradicionales no tienen el espectro de luz adecuado, o la intensidad, para suplantar al sol. Los tubos fluorescentes pueden hacer algo, pero sólo si se colocan a unos pocos centímetros del follaje y se dejan encendidos durante 16 horas al día y eso no es lo ideal.

Iluminación fluorescente para crecimiento de plantas

Los fluorescentes estándar son una luz de crecimiento decente para las plantas de interior, para iniciar las semillas, para complementar la luz natural de una ventana y para otras situaciones en las que las necesidades de iluminación son modestas. Sin embargo, su intensidad de luz es bastante débil y debe colocarse a unos pocos centímetros del follaje para que tenga mucho efecto.

Los tubos fluorescentes T5, cuyo diámetro es más estrecho que el de los T12, tienen una intensidad luminosa mucho mayor, lo que los hace adecuados como única fuente de luz para las plantas que aman el sol. Los tubos fluorescentes compactos (CFL) son una opción para espacios pequeños, ya que se roscan como una lámpara incandescente ordinaria con rosca E27.

Hay tubos LED GROW para el crecimiento de plantas de espectro completo para proporcionar el equilibrio adecuado de luz para las plantas con flores.

Iluminación LED para crecimientos de plantas

Aunque la iluminación LED es más cara que los fluorescentes, los LEDs usan la mitad de la electricidad y duran cinco veces más, con lo cual se amortizan a largo plazo. Las bombillas LED standar no están diseñadas para el crecimiento de las plantas. Se necesitan bombillas LED especiales para el crecimiento de plantas, una tecnología relativamente nueva que está cada vez más disponible en los proveedores de la horticultura.

Las bombillas de cultivo LED son capaces de dar una intensidad de luz mucho mayor que los tubos fluorescentes y están disponibles en forma de espectro completo. Una regla empírica fácil: Las bombillas fluorescentes se utilizan a menudo cuando se cultiva sólo un puñado de plantas, los LED son mejores para cantidades más grandes, ya que se puede lograr una mayor intensidad de luz por metro cuadrado. ¿Otra ventaja de los LED? Producen muy poco calor en comparación con otras bombillas, un tema que puede llegar a ser problemático cuando tienes mucha iluminación en un espacio pequeño.

Iluminación HID para crecimiento de plantas

Antes de la llegada de las luces de cultivo LED, las luces HID (descarga de alta intensidad) eran la principal opción para las grandes plantaciones de interior. Son extremadamente potentes, pero son caras de comprar, consumen electricidad de manera ineficiente, requieren de accesorios de luz especiales y emiten mucho calor. Dicho esto, son muy eficaces y todavía se utilizan ampliamente. Si quieres cultivar plantas grandes como tomates o arbustos de limón, los HID son una buena apuesta porque la luz penetra más en el follaje que con otras lámparas.

Hay dos tipos de bombillas HID. Los bombillas de sodio de alta presión (HPS) son los mejores para la floración (bajo espectro), mientras que las bombillas de MH (haluro metálico) son mejor para apoyar el crecimiento vegetativo (alto espectro); los dos tipos se utilizan a menudo en conjunto.

Cómo instalar iluminación de crecimiento indoor

Los requisitos de instalación varían drásticamente según el tamaño de tu jardín interior y el tipo de iluminación utilizada. Pero hay algunos pasos básicos para empezar.

Calcular cuánta iluminación necesitas.

La mayoría de las plantas comestibles requieren al menos 300 vatios por metro cuadrado con iluminación HPS o HM o la mitad con iluminación LED, pero las especies frutales (como los tomates) generalmente no producirán abundantes cultivos de alta calidad sin 400 a 500 vatios por metro cuadrado.

Los vatios se indican siempre en el paquete de bombillas. Simplemente multiplica los metros cuadrados de tu área de cultivo por el número de vatios que quieres por metro cuadrado (entre 300 y 500); luego divídelo por el número de vatios suministrados por las bombillas que quieres utilizar.

Diseña un estante de luz.

Necesitarás una forma de instalar los focos sobre las plantas a la altura adecuada. Y a menos que estés cultivando algo que permanecerá más o menos a la misma altura durante toda su vida, también necesitarás una forma de levantar el estante de luz a medida que las plantas crecen.

Esto se logra generalmente a través de algún tipo de sistema de poleas o colgando la iluminación con una cadena de metal, de esa manera se puede ajustar fácilmente la altura cambiando el eslabón desde la cual la iluminación está instalada.

Los estantes de luz de crecimiento también están disponibles para su compra online.

Añade los accesorios necesarios.

Por lo general, se debe conectar la iluminación a un temporizador para asegurarse de que reciben la cantidad adecuada de luz, y que la reciben a la misma hora cada día.

Si tu iluminación hace que la temperatura supere los 25ºC más o menos en tu zona de cultivo, instala un sistema de ventilación para evitar el estrés por calor.

Los aficionados utilizan reflectores y todo tipo de accesorios de luz de cultivo para lograr resultados óptimos.

¿Cuánto tiempo debo dejar las luces de cultivo encendidas?

Las plantas que crecen en el interior requieren más horas de luz que las que crecen en el exterior. Se recomiendan de 14 a 18 horas de luz por día para la mayoría de las especies comestibles cuando se cultivan bajo luz artificial.

No dejes las luces encendidas las 24 horas del día, al menos seis horas de oscuridad cada día es esencial para la salud de tus plantas.

Ya sea para cultivar una flor de una especie rara o simplemente para cultivar hierbas y verduras para la mesa, las luces de cultivo LED pueden ayudarle a cultivar una variedad de plantas en el interior.

Cultivar en el interior ofrece varias ventajas respecto a la jardinería exterior. La más obvia es que puedes controlar mejor la temperatura. La mayoría de las plantas tienen un rango estrecho de temperaturas bajo las cuales producen flores o frutos.

Otro factor que puedes controlar en un entorno de cultivo interior es el nivel de humedad. Mientras que a algunas plantas les encanta el aire húmedo, otras son propensas a enfermar en esas mismas condiciones.

Por otro lado, muchas suculentas y cactus prefieren un entorno seco, que puedes proporcionar en un espacio con aire acondicionado.

Sin embargo, la jardinería de exterior tiene una clara ventaja sobre la de interior, y es el exceso de luz solar que muchas plantas necesitan para prosperar.

Afortunadamente, las luces de cultivo LED pueden proporcionar toda la luz que necesitan tus plantas, de forma eficiente y económica.

¿Qué son las luces de cultivo LED?

Las luces de cultivo LED (diodo emisor de luz) ofrecen una opción de eficiencia energética para la jardinería de interior.

Se fabrican utilizando dos tipos diferentes de semiconductores dentro de un chip, uno con carga negativa (electrones) y otro con carga positiva (huecos). Ambos están separados por un «hueco energético».

Cuando se aplica electricidad al chip, se estimulan los electrones, y cuando uno cae en uno de los agujeros, se produce la recombinación, y esto crea un fotón de luz. Así es como funcionan las luces LED.

Las luces de cultivo LED están especialmente diseñadas para emitir el tipo de luz adecuado para el cultivo de plantas en interiores.

Uso de luces LED para plantas de interior

Pero antes de salir corriendo a comprar unas bombillas LED baratas, tienes que entender cómo funcionan para nutrir tus plantas.

Tendrás que saber qué tipo de luces LED de cultivo necesitas para los distintos tipos de plantas. Y dependiendo de la especie y de tus objetivos de jardinería, tendrás que saber cuántas horas de luz necesitarán.

Y lo que es más importante, tendrás que saber cómo afecta el color de la luz de cultivo LED a tus plantas.

La luz solar contiene el espectro -o los colores- de luz adecuados para que las plantas estén sanas. Cuando ves un arco iris creado por una tormenta, la luz del sol se divide en varios colores. Esta gama de colores se denomina espectro luminoso, y los colores que se ven son los visibles para el ojo humano.

La luz se mide en términos de radiación electromagnética. El espectro completo de la luz incluye también la luz no visible, como la ultravioleta (<400 nanómetros) y la infrarroja (>400 nanómetros). Incluso incluye las microondas y las ondas de radio.

Estos colores representan diferentes longitudes de onda de la luz y cada color del espectro visible tiene una longitud de onda diferente, desde 700 nanómetros hasta 400 nanómetros.

¿Cuál es el mejor espectro de colores para las plantas?

Uno de los aspectos críticos del cultivo de plantas en interiores es el color de la luz utilizada. Los colores que vemos en ambos extremos del espectro -el rojo y el azul- son los que más afectan al crecimiento de las plantas. Y cada color afecta a las plantas de diversas maneras.

Las plantas reaccionan de forma diferente a los distintos colores del espectro luminoso y, para complicar aún más las cosas, necesitan un color de luz diferente en función de su fase de desarrollo.

En resumen, las plantas necesitan un color de luz diferente cuando crecen desde la semilla que cuando están listas para florecer.

Las plantas responden al espectro visible entre 400 y 700 nanómetros porque este rango estimula la fotosíntesis.

Las plantas absorben más luz en el espectro rojo y azul, y reflejan más luz verde y amarilla, lo que explica su exuberante coloración verde.

Por lo tanto, cualquier luz de cultivo debe suministrar una luz adecuada en las longitudes de onda del rojo y el azul.

La luz roja

La luz roja tiene una longitud de onda más larga que la de otros colores, y para las plantas la más crítica es la que va de 640 a 680 nanómetros.

La luz roja estimula el crecimiento de los tallos y las flores y potencia la producción de frutos. También ayuda a la producción de clorofila.

Los jardineros de interior deben utilizar luz en la banda roja del espectro luminoso si quieren que sus plantas florezcan.

La luz roja también es necesaria para el cultivo de hortalizas en interiores.

Luz azul

La luz en la parte azul del espectro es el color más crítico para sus plantas. La luz azul en el rango de 430 a 450 nanómetros es la más importante.

Además de estimular la fotosíntesis, la luz azul es el mejor espectro de color para el crecimiento vegetativo y el desarrollo de raíces fuertes.

Muchos jardineros de interior utilizan la luz azul exclusivamente para el inicio de las plántulas, cuando están en sus primeras etapas de crecimiento de las raíces y los tallos.

Luz amarilla y verde

Aunque no son tan importantes para el desarrollo como la luz azul y roja, las plantas utilizan la luz verde y amarilla para la fotosíntesis.

Luz ultravioleta

Mientras que la sobreexposición a la luz ultravioleta en el rango más corto de longitudes de onda puede estresar a las plantas, la luz ultravioleta más cercana al espectro visible a menudo puede aumentar el rendimiento de muchas hierbas, como la albahaca dulce y el regaliz chino.

Es especialmente importante para aumentar la cantidad de aceites volátiles en las plantas destinadas a la elaboración de aceites esenciales, como la menta verde y la menta piperita.

Estos aceites volátiles también dan a las hierbas culinarias su sabor característico en la cocina.

Luz infrarroja

La luz infrarroja, a veces llamada «luz roja lejana», desempeña un papel especial en el desarrollo de las plantas.

Las plantas utilizan fitocromos para absorber la luz roja e infrarroja, y estos fotorreceptores regulan los ciclos circadianos de la planta, así como el momento de la germinación de las semillas, la latencia y la floración.

Algunas plantas responden a la luz infrarroja con la floración y la producción de frutos, entre ellas las populares hortalizas como los tomates y los pepinos. Los jardineros que cultivan plantas con flores en el interior, como las violetas africanas y las orquídeas, deberían buscar luces de cultivo LED que produzcan luz infrarroja.

¿Cuál es la mejor intensidad de luz para las plantas?

Es posible que supongas que cuanto más intensas sean las luces de cultivo LED, mejor serán para tus plantas de interior. Eso es sólo parcialmente cierto.

La intensidad de la luz se mide como «PAR», que significa radiación activa fotosintética. En resumen, esta medida expresa la cantidad de luz que las luces de cultivo emiten y que las plantas pueden utilizar.

Esto ayuda a identificar qué luces de cultivo producen luz en las longitudes de onda adecuadas del espectro para obtener los mejores resultados.

Puedes determinarlo con un simple medidor de PAR. Lo mejor de todo es que puedes comprobar varias zonas de tu jardín interior para asegurarte de que la luz está bien distribuida.

Así que, aunque pienses que la intensidad es un factor crítico, lo que debes buscar es la calidad de la luz en primer lugar.

La intensidad es fácil de ajustar acercando o alejando las luces de cultivo LED de las plantas.

Las ventajas de utilizar luces de cultivo LED

Los horticultores llevan muchos años cultivando plantas en interiores con luces fluorescentes, HID e incandescentes. Pero los recientes avances en la tecnología LED los han convertido en la opción preferida de muchos jardineros de interior.

Ofrecen claras ventajas frente a los sistemas de iluminación más anticuados.

En primer lugar, son extremadamente duraderas y ofrecen años de uso a cambio de una pequeña inversión. Las luces de cultivo LED ofrecen 50.000 horas, es decir, unos 12 años de uso cuando se utilizan durante 12 horas al día. Mientras que los tubos fluorescentes ofrecen una vida útil de 20.000 horas en el mejor de los casos, su calidad para el uso en aplicaciones de jardinería comienza a degradarse después de sólo un año.

Las luces LED son más frías. Emiten mucho menos calor que la iluminación convencional. Eso significa que puede colocarlas más cerca de las hojas de sus plantas sin temor a que se quemen.

También significa que hay menos riesgo de incendio accidental y menos necesidad de aumentar la ventilación. Mucha gente que cultiva en interiores con luz artificial descubre que puede aumentar significativamente la carga de calor de sus hogares.

Y, por último, una de las ventajas más populares del uso de luces de cultivo LED es que utilizan mucha menos electricidad que otros tipos. Según el Departamento de Energía de EE.UU., los LED utilizan un 75% menos de energía y duran 25 veces más que las luces incandescentes.

Cómo elegir las luces de cultivo LED adecuadas

Ahora que está listo para comenzar su jardín interior, es el momento de elegir las luces de cultivo LED adecuadas. Ya sabes que es fundamental proporcionar a tus plantas mucha luz azul y roja. También sabes que la luz blanca, infrarroja y ultravioleta también tiene un impacto en la producción de tu jardín interior.

¿Cuánto tiempo debo utilizar mis luces de cultivo LED?

La mayoría de las plantas necesitan muchas horas de luz solar para florecer y desarrollarse, por lo que el verano es la mejor época para cultivar verduras al aire libre.

Se recomienda exponer las plantas a 12 horas de luz al día. Pero recuerda que tus plantas también necesitan un tiempo de oscuridad para descansar. Busque luces de cultivo LED con prácticos temporizadores para regular la exposición a la luz.

¿A qué distancia de mis plantas debo colocar las luces de cultivo LED?

Las luces de cultivo LED deben colocarse entre 30 y 70 cm por encima de las plantas. Una de las mayores ventajas de usar LEDs es que emiten muy poco calor. Por lo tanto, puede colocarlos cerca de sus plantas sin preocuparse de quemarlas.

¿Qué color de luces de cultivo LED debo adquirir?

Busca luces de cultivo LED que ofrezcan colores ajustables. Cuando empieces a cultivar tus plantas de semillero, es posible que quieras utilizar sólo luz azul para darles un impulso rápido. Una vez que hayan madurado, puedes añadir luz roja para animarlas a florecer y dar frutos.

Por último, para que la colocación de tus luces de cultivo LED sea rápida y sencilla, busca luces que ofrezcan soportes ajustables y kits para colgar.

Feliz jardinería… en el interior

No hay nada como disfrutar de una comida casera con productos de tu propio jardín. Y con la iluminación adecuada, puedes cultivar verduras durante todo el año, a pesar de la temporada.

Es posible que hayas pensado en cultivar tus propias ensaladas, hierbas y otras verduras frescas en el interior. Por suerte, la tecnología se ha puesto al día con tus sueños. Las luces de cultivo LED son perfectas para cultivar plantas en cualquier lugar y en cualquier momento.

Lo mejor de todo es que son asequibles, duraderas y seguras.

Última actualización el 2021-07-30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Ir arriba